Por whatsapp es fácil malinterpretar las cosas

Los mensajes pueden ser malinterpretados debido a

Los mensajes de texto crean -y, por naturaleza, casi fomentan- malos hábitos gramaticales. También hace que la comunicación sea mucho menos formal y puede incluso hacer que las declaraciones genuinas parezcan poco sinceras. Estos son algunos de los problemas de los mensajes de texto:

¿Cómo podemos, sobre todo los estudiantes, utilizar los mensajes de texto para comunicarnos mejor? Para transmitir tu mensaje con claridad, haz lo posible por utilizar palabras completas y una ortografía, gramática y puntuación adecuadas. Unos segundos más pueden suponer una gran diferencia a la hora de que tu mensaje se entienda de la forma que pretendes. Mantén los mensajes de texto al mínimo y utilízalos sólo con fines logísticos. Intenta quedar con tus amigos en persona o hablar con ellos por teléfono en lugar de enviarles sólo mensajes de texto. Esto aumentará tus habilidades comunicativas e interpersonales y te ayudará a evitar que te acostumbres a hablar por mensajes de texto en lugar de con palabras y frases completas.

La idea que subyace a las redes sociales es muy sencilla: Internet se ha convertido en una herramienta omnipresente y mucha gente pasa gran parte de su vida diaria en línea, ya sea por motivos de trabajo o de ocio. Por lo tanto, es natural que los millones de usuarios de Internet de todo el mundo quieran una forma cómoda de estar en contacto con los demás.

Whatsapp y las relaciones de pareja

Una plataforma de mensajería encriptada «de extremo a extremo» podría optar, por ejemplo, por realizar un escaneo automatizado de contenidos basado en la IA de todos los mensajes de un dispositivo, y luego reenviar automáticamente los mensajes marcados a la nube de la plataforma para que se tomen medidas. En última instancia, los usuarios centrados en la privacidad deben confiar en las políticas y en la confianza de la plataforma tanto como en las viñetas tecnológicas.

Las normas de moderación de WhatsApp pueden ser tan confusas como sus herramientas de traducción automática: por ejemplo, las decisiones sobre pornografía infantil pueden requerir la comparación de los huesos de la cadera y el vello púbico de una persona desnuda con una tabla de índices médicos, o las decisiones sobre violencia política pueden requerir adivinar si una cabeza aparentemente cortada en un vídeo es real o falsa.

Como es lógico, algunos usuarios de WhatsApp también utilizan el propio sistema de marcado para atacar a otros usuarios. Un moderador dijo a ProPublica que «tuvimos un par de meses en los que la IA prohibía grupos a diestro y siniestro» porque los usuarios de Brasil y México cambiaban el nombre de un grupo de mensajería por algo problemático y luego denunciaban el mensaje. «En el peor momento», recuerda el moderador, «probablemente recibíamos decenas de miles de ellos. Descubrieron algunas palabras que no le gustaban al algoritmo».

Mala comunicación

Cuando me contó el incidente al día siguiente, cuando nos vimos cara a cara, fue fácil ver, por sus expresiones y el tono de su voz, el golpe que había supuesto. Cualquier lector no puede dudar de que una noticia así habría sido mejor comunicada en persona o, en nuestro loco y ajetreado mundo, al menos por un método más considerado que un torrente de rápidos pero irreflexivos mensajes de WhatsApp.

Sin embargo, hoy en día, con la capacidad de comunicar cada uno de los pensamientos, sentimientos, peticiones y emociones apenas unos nanosegundos después de haberlos tenido, parece que hemos perdido la costumbre de echar el freno, reducir la velocidad y pensar en el impacto de lo que vamos a escribir.

Es algo de lo que personalmente he tratado de alejarme. ¿Realmente necesito enviar un mensaje de WhatsApp sobre la ardilla que acabo de conocer en el parque? ¿Es ese divertido intercambio en el trabajo algo que podría contar mejor con una copa de vino? No siempre tengo éxito, a veces trato el número de mi pareja en WhatsApp como un cuasi diario de todas las cosas poco interesantes que me pasan cada día. En las ocasiones en las que he optado por hacer una lista mental y contárselo en persona, es increíble lo que rápidamente descartas por banal cuando te tomas un tiempo para pensarlo.

Ejemplos de mala interpretación del tono de los textos

Es fácil cuando la gente dice que está enfadada, triste o emocionada, o si pone un emoji al final de un texto. ¿Pero cuando no lo hacen? Dado que incluso la comunicación cara a cara puede ser confusa, no debería sorprendernos que los mensajes de texto truncados y con guiones puedan dar lugar a malentendidos desastrosos.

¿Cómo podemos saber lo que siente una persona cuando no nos lo dice? He aquí seis consejos que te ayudarán a detectar mejor las emociones en los mensajes de texto o, en su defecto, a evitar que saques conclusiones precipitadas basadas en escasas pruebas.

En general, los mensajes de texto son cortos. Tenemos muy poca información con la que trabajar. Una cara sonriente o una serie de signos de exclamación pueden ayudarnos a asegurar que el texto está destinado a expresar una emoción positiva, pero los textos no siempre incluyen estos indicadores adicionales de emoción. Las agendas apretadas de nuestros amigos hacen que los mensajes sean abruptos; el sarcasmo juguetón de nuestra pareja no siempre se lee como algo juguetón.

Si el mensaje no dice «estoy enfadado», no asumas que el emisor está enfadado. Es mejor leer los textos asumiendo que el emisor tiene buenas intenciones. De lo contrario, podemos acabar con muchas discusiones innecesarias.